(Reseña) «Army of the dead»: Snyder suelto en Las Vegas

(Reseña) «Army of the dead»: Snyder suelto en Las Vegas

El pasado 21 de mayo se estrenó en Netflix la más reciente película de Zack Snyder, director de muchos éxitos de taquilla quien no hace mucho publicara su corte Justice League y que en pocos meses más nos vuelve a sorprender con esta relanzamiento de su propia versión del holocausto zombi.

Es conocido que cuando George Romero (director admirado por Snyder) llevó a los protagonistas de su clásico Dawn of the Dead (1978) a encerrarse en un centro comercial quería hacer una clara crítica a la sociedad consumista estadounidense que ya en los setenta era mucho más que una robusta crisálida del enorme monstruo capitalista en el que se convirtió dicha sociedad en la década siguiente: cientos de zombis corrían y rodeaban hambrientos el edificio, haciendo clara alusión a las personas que todos los fines de semana copaban las malls gringos a la caza de cosas que no necesitaban.

Snyder le da una vuelta más a esto y ahora lo sitia un centro comercial sino la ciudad que encarna todo lo que anda mal en una sociedad rendida al dios del consumismo: Las Vegas (Nevada). En ella se ha instalado el zombi cero, pero no es un zombi cualquier, pues en el universo Snyder existen los proverbiales zombis lentos y torpes; sin embargo, existen también zombis alfa, que son capaces de razonar y tener sentimientos. Incluso de hacer tratos con los vivos.

Es así que este homenaje a Romero se supera a sí mismo y se puede ver también como una película de misión suicida, en la que un grupo de expertos matazombis tienen que entrar a por un motín en un casino e intentar salir con vida. No creo que le arruinaría a nadie la película adelantar que esta misión no sale bien, porque por más que Snyder le saque el jugo a la fórmula de películas de zombis y les dé las vueltas que se antoje no puede evitar en el esquema tener a unasobreviviente final que, más que ser una final girl, nos recuerda a la Ripley de Alien, el octavo pasajero (1979), película de la que Snyder toma varios elementos.

Y pese a tener estas referencias de terror, la película es mucho más ágil y con más elementos cómicos y de película de acción, que conjugados nos dan un gran resultado que hacen que no se sientan pesadas las más de dos horas que dura la película. Es una historia tan sólida que no importa mucho que las interpretaciones no resalten. Con la velocidad con la que van siendo cazados los guerreros uno no tiene tiempo para preocuparse de ellos.

Por: Christian Ávalos

Deja un comentario