(Reseña) «Ted Bundy: durmiendo con el asesino»: Nueva perspectiva, mismo crimen

(Reseña) «Ted Bundy: durmiendo con el asesino»: Nueva perspectiva, mismo crimen

En agosto de 2019 se estrenó la película Extremely Wicked, Shockingly Evil, and Vile (Extremadamente cruel, malvado y perverso), o, como la llamaron por estos lares, Ted Bundy: durmiendo con el asesino. Filme dirigido por Joe Berlinger, y que cuenta con Zac Efron y Lily Collins como protagonistas, y nos narra la historia de Ted Bundy desde la perspectiva de su novia Liz. 

El 2019 fue un buen año para Ted Bundy, si estaría vivo, claro. Dos películas que hablan acerca de él, en un solo año no está nada mal. Pero, ¿Qué es aquello tan especial que hace que quieran hablar de él? Pues en esta película podemos decir que lo descubrimos. 

Si bien la mayoría de gente sabe quién fue Ted Bundy –quiero creer eso–, no son todos. Digamos que las nuevas generaciones están un poco desinformadas y lo solucionan abriendo Google y realizando una simple búsqueda; y, justamente, para aquellos, esta película resultará sorpresiva hacia el final porque, obviamente, ellos no saben que Ted Bundy fue un asesino en serie estadounidense de la década de 1970. 

Aclarado esto, diré que sí, por momentos le creía. Y creo que, con eso, la película ya cumplió su objetivo. Es decir, si yo, que conozco la historia de Ted Bundy, le creí, imagínense aquellos que no tenían idea quien era. Esto se logra gracias a como está narrada la película, donde lo único que vemos la mayor parte es a un joven que se enamora, y en el mejor momento la policía lo detiene, lo acusa de secuestro y luego de asesinato. Empiezan a aparecer más pruebas, pero él, con lo que llamamos su «buen floro», sabe poner en duda todo. Se escapa, «pasea» por varios estados, y va a un último juicio donde decidirán si le dan pena de muerte o cadena perpetua. Mientras todo eso pasa con él, la novia sigue queriéndolo, a pesar de rehacer su vida, y una parte, una pequeña parte de ella cree aún que es inocente… tal cual yo mientras veía la película. 

La dirección hace lo mejor al no caer en los lugares ya conocidos como los crímenes, sino, por ejemplo, muestra a un Ted Bundy haciéndole el desayuno a la hija de su novia, enseñándole a montar bicicleta, o simplemente estudiando en la biblioteca. 

Elegir a Zac Efron, en mi opinión fue una buena estrategia, ya que su carisma es innegable, y ha captado muy bien la esencia de Ted Bundy. Porque no solo era la labia, sino su seguridad, lo que hacía que las chicas confíen en él, quieran estar con él, así como todas las que iban a verlo a su juicio relataban que se sentían inexplicablemente atraídas. 

Lily Collins, por su parte, está correcta, siendo incrédula, y sobre todo en la escena final. Pero, para decir que es una película desde la perspectiva de la novia, creo que debió aparecer más en pantalla. Ciertamente, en eso falla el filme, ya que si bien empieza centrándose en la novia, a mitad ya Ted había acaparado de nuevo la atención, al punto de duplicar el juicio final a imagen y semejanza. 

Los actores secundarios: Kaya Scodelario, Jim Parsons y Haley Joel Osment, están regulares. John Malkovich es la excepción en el papel del juez irónico pero imparcial. Además que debemos el títuloen inglés de la película, a una de las frases de su personaje.

Y sin ánimo de espoilear, les diré que al final se revela que Ted Bundy sí fue un asesino en serie. No les diré como, pero es lo mejor de la película.

Por: Malena Gamarra

Deja un comentario