Datos que encontrarás en la docuserie «The Beatles: Get Back»

Datos que encontrarás en la docuserie «The Beatles: Get Back»

De la mano de Disney+, la Beatlemanía está llegando una vez más a todos los rincones del planeta porque ya está disponible, de forma completa, la nueva docuserie original «The Beatles: Get Back».

La docuserie que se sumerge en la intimidad del proceso creativo del legendario cuarteto de Liverpool, registrando las sesiones de grabación de la banda en enero de 1969, mientras intentaban escribir 14 canciones nuevas y se preparaban para su primer concierto en vivo después de más de dos años. La serie documental incluye, además, la versión completa del mítico “concierto de la azotea”, la última actuación en vivo de la banda que se puede disfrutar en el tercer episodio.

Dirigida por el cineasta ganador del Oscar® Peter Jackson, la nueva producción está íntegramente realizada a partir de filmaciones inéditas, archivadas durante medio siglo en las bóvedas de Apple Corps, la compañía que maneja todos los intereses creativos y de negocios de Los Beatles. El material había sido originalmente grabado por el realizador Michael Lindsay-Hogg, autor del documental de 1970 Let It Be, para un especial de TV y un concierto en vivo que acompañarán el lanzamiento de un nuevo álbum de Los Beatles, pero que finalmente no vieron la luz.

Los fans de Los Beatles no pueden dejar de conocer estos datos sorprendentes que se desprenden del documental y echan nueva luz sobre la banda, el detrás de escena de las grabaciones, el mítico concierto de la azotea y más.

En busca de una locación. La actuación icónica en la azotea del 30 de enero de 1969 tuvo lugar en el edificio de Apple Corps en Savile Row de Londres. Sin embargo, esa locación no fue la única que la banda consideró para presentarse en vivo al cierre de las grabaciones. Inicialmente, las alternativas eran bastante más excéntricas. ¿Algunas de ellas? Un anfiteatro romano en Sabratha, Libia, las pirámides de Giza y el transatlántico QE2.

Cambio de posición. Para el histórico concierto en la azotea, John Lennon se ubicó en el centro del improvisado escenario para tocar y cantar. Históricamente, siempre se había colocado a la derecha del escenario en las presentaciones de la banda.

Un toque de color. El día del concierto de la azotea fue uno de los más fríos de ese invierno en Londres. Para hacerles frente a las bajas temperaturas durante la actuación, Ringo Starr tomó prestado el impermeable rojo de Maureen, su esposa en aquel entonces. Ese detalle de color vibrante aporta un atractivo visual único al material.

Calcetines al rescate. Además del frío, fuertes vientos se hicieron presentes en el día del concierto de la azotea. Para contrarrestar el ruido que provocaban, el equipo técnico recurrió a calcetines para envolver los micrófonos de estudio utilizados para grabar la actuación.

Grandes colaboradores. El legendario músico Billy Preston tocó los teclados durante varias sesiones en Apple en enero de 1969. Los Beatles conocieron a Billy en Hamburgo en 1962, cuando Preston se encontraba de gira por Europa como parte de la banda de Little Richard.

Gran trayectoria. Glyn Johns, ingeniero de sonido durante las grabaciones de las sesiones de enero de 1969 y las versiones mixtas del álbum Get Back, había sido anteriormente un artista de grabación por derecho propio y había lanzado una versión de «I’ll Follow The Sun» de Lennon-McCartney en 1965. A lo largo de su distinguida carrera, trabajó con muchas otras icónicas bandas de rock, incluidas The Eagles, The Rolling Stones, The Who, Led Zeppelin y Bob Dylan.

Material recuperado. Más de 500 cintas de audio originales de Nagra (el equivalente a aproximadamente 140 horas) grabadas en las sesiones de Get Back desaparecieron en 1971. La mayoría de las cintas se recuperaron 32 años después, tras una operación encubierta de piratería en Ámsterdam. Gran parte de esos audios se incluyen en The Beatles: Get Back.

Deja un comentario